1. Gósol: Visita el Centro Picasso. La Ruta Picasso

Gósol es un pequeño pueblo de montaña de calles adoquinadas y rincones secretos. Situado en el Parque Natural del Cadí-Moixeró, con una altura de 1.420m es uno de los municipios más altos y bonitos de Cataluña.
En la entrada sur le da la bienvenida la escultura de un segador en homenaje a los antiguos segadores de Gósol que cruzaban a pie el Cadí para hacer la siega en la Cerdanya. Ahora, la Ruta de los Segadores sigue el mismo itinerario de Gósol a Bellver por el Pas dels gosolans.

El pintor Pablo Picasso, aconsejado por un amigo médico, donde veraneó en 1906. Durante tu estancia no te pierdas la oportunidad de viajar en el tiempo haciendo una visita a la Torre del Castillo; las ruinas del antiguo pueblo fortificado y las vistas de la comarca te encantarán. Disfruta también de recorrer el Camino de los Buenos Hombres (los Cátaros), un itinerario turístico por los principales lugares por donde estos creyentes considerados herejes se escondieron huyendo de la Inquisición.

Mercado semanal: jueves.

Centro Picasso

En la primavera del año 1906 el pintor Pablo Picasso se estableció en Gósol. Durante dos meses y medio la gente y los paisajes de este rincón del Pirineo inspiraron la obra del artista.
De repente, los lienzos estallan en diferentes tonalidades de ocre, periodo pictórico que recibe el nombre de los Ocres de Gósol. Seguro que la tierra rojiza de arcilla que se encuentra en Gósol y de la que se hacían tejas, lo inspiró en sus ocres rojizos.
La escultura de la Plaza Mayor de Gósol nos recuerda el rostro sereno y enigmático de «La mujer de los Panes», considerada como la particular Gioconda de Picasso.
Fijaos también, al noreste de la plaza, en Cal Tampanada, la casa donde se alojó Picasso durante su estancia en el pueblo. Una placa en la fachada nos lo recuerda.

«A principis del segle XX vam tenir la visita del Picasso que començava a treure faves d’olla protegit per mestressa Stein, rica i jueva, acompanyat per la Fernande  que passava amb ell els fervors amorosos.
En Picasso fou el Pau de Gósol, jugava a cartes i feia trampes amb el vell Fontdevila i algun altre.»

Josep Maria Ballarín i Monset

El Centro Picasso de Gósol recoge la muestra más representativa de las trescientas dos obras que se atribuyen al período gosolense del artista, los originales de las que se encuentran repartidos por diferentes museos de Europa y de Estados Unidos. También podemos contemplar los utensilios cotidianos de la época como las parteras, los cántaros de aceite, las luces para asustar lobos, la hilandera …Más info.

La Ruta Picasso

Hoy es posible revivir el viaje que hacen hacer Picasso y su compañera
Fernande para llegar a Gósol gracias a un sendero señalizado y llamado La Ruta Picasso, que empieza en el monasterio de Sant Llorenç prop Bagà.

Fernande Olivier, que acompañaba a Picasso en esta aventura, explicaba en sus memorias la impresión que le hizo el camino: «Para llegar había que hacer un recorrido de varias horas encima de una mula, por senderos rodeados, de un lado, de una pared vertical de roca que te masacraba manos y rodillas, mientras del otro lado un precipicio profundo nos obligaba a cerrar los ojos para vencer el vértigo. Aquellos precipicios no inquietaban las mulas lo más mínimo, prudentes, y de las que uno se podía fiar. En un momento preciso noté como se aflojaban las cinchas de la silla y me deslizó peligrosamente hacia atrás. Afortunadamente, el porteador, una vez alertado, vino a recolocar la silla, la mula y mí. »
El verano de 1906 Fernande Olivier y Picasso, marcharon de Gósol por el Pas dels Gosolans, camino de París, con las telas enrolladas fijadas al basto de una mula. Más info.